Formación ambiental

De acuerdo con lo indicado en el Libro Blanco de la Educación Ambiental en España,

entendemos la capacitación como una formación continua y adaptable a

las exigencias que se deriven de los actuales problemas socioambientales y de los

retos que habrá que afrontar en el futuro. Se trata de un "saber hacer" que

requiere motivación, concienciación y la adquisición de conocimientos, habilidades

y técnicas útiles para actuar. En esta tarea es necesario reconocer diferentes

grados de complejidad:

 

a) Capacitar para lo que ya es posible hacer: la reducción del consumo de

agua, energía y recursos no renovables; la reducción, reutilización y

reciclaje de residuos; la reorganización del transporte, etc.

b) Capacitar para promover cambios y construir alternativas que todavía no

están perfectamente definidas o que aún no se vislumbran siquiera; de ahí

la importancia de la reflexión teórica y de la investigación asociada a la

acción.

c) Capacitar para elaborar planes y estrategias de puesta en marcha de las

alternativas elegidas.

d) Capacitar no sólo para la acción individual, sino también para la acción

colectiva. Para lo cual es necesario disponer previamente de vías eficaces

para canalizar la acción pro-ambiental y participar en los procesos de toma

de decisiones.